Amanecí entre tus brazos,

tú voz susurrandome un te amo,

tus caricias explorando mi ser

buscando despertar las pasiones de una noche de tentaciones.

Donde tus labios juguetones

se apoderaron de los pliegues de mi piel,

mientras tus ojos me miraban

con deseoso placer, mientras bebes

el néctar que mi esencia liberó para ti.

Nemesis

 

Anuncios